Estaciones

Uno de los aspectos más significativos de “El Caminreal” lo constituyeron los edificios de sus estaciones, que fueron encargados a dos de los más prestigiosos arquitectos de la época, destacando los de las estaciones de Zaragoza Delicias y Caminreal, obras del arquitecto D. Luis Gutiérrez Soto, esta última sustituyendo a la anterior existente en esta localidad perteneciente a la línea Calatayud-Valencia. Las restantes del trayecto, junto con a las edificaciones correspondientes tanto de los apeaderos como de las casillas de guardavías fueron edificadas según los proyectos del arquitecto D. Secundino de Zuazo Ugalde. Todas ellas fueron construidas siguiendo la más tradicional arquitectura aragonesa, con porches encalados, fachadas blancas con ladrillo caravista y tejados con teja árabe color sepia. Curiosamente todas diferentes entre sí, aunque guardando el mismo estilo, rompiendo de este modo con la tradicional monotonía a que se estaba acostumbrado en cuanto a la arquitectura de estaciones en una misma línea. Todos los edificios construidos para las estaciones, apartaderos y apeaderos lo fueron de una sola planta, a excepción de el de Caminreal y Zaragoza-Delicias que fueron construidos con dos, además contaron con viviendas anexas para el personal de servicio.

Fueron construidas nuevas estaciones para las localidades de Caminreal, Calamocha, Navarrete, Cuencabuena, Ferreruela, Badules, Villarreal de Huerva, Puerto del Alto, Encinacorba, Cariñena, Longares, Torrubia, Muel (que contó también con un apeadero), Botorrita, María de Huerva, Cadrete, Cuarte y Zaragoza. Los apeaderos correspondieron a las localidades de Lechago, Villahermosa, Villadoz, Muel y Santa Fé, además se construyeron 14 casillas de guardavías.

Galería de imágenes